La receta para hacer en casa una de las tartas de queso más famosas de Madrid

Home » La receta para hacer en casa una de las tartas de queso más famosas de Madrid

Queso, harina, huevos, nata y azúcar, estos son los ingredientes básicos de la tarta de queso, aunque las versiones de este delicioso postre son casi infinitas. Es una de las reinas de la gastronomía dulce que se puede encontrar en todo lo largo y ancho del planeta, y de ahí que se haya merecido que el 30 de julio de cada año, desde 1985, se le dedique un día de homenaje.

Se cree que su origen se remonta a la antigua Grecia, hace más de 4.000 años. Los primeros registros de un pastel de queso se encuentran en los escritos del filósofo griego Ateneo de Náucratis, que menciona un pastel de queso en su obra Deipnosophistae. Sin embargo, esta tarta primitiva no se parece a la que conocemos hoy. La historia ha visto pasar cientos de recetas diferentes de este pastel lácteo, hasta llegar a la versión que ahora conocemos y adoramos.

Tarta de queso en freidora de aire (Pexels)

En España, los primeros registros de predecesoras de la tarta de queso datan del siglo XIII, e incluso el Arcipreste de Hita hace referencias a este postre o algo muy parecido en El Libro de Buen Amor (siglo XIV). La cocina más tradicional de España tiene algunas especialidades que podrían considerarse primas hermanas de la que ahora conocemos como tarta de queso, platos como la quesada pasiega, los flaons ibicenco y menorquín y de Morella (Castellón).

Tarta de queso de Pan Delirio (Cedida)

Tarta de queso de Pan Delirio (Cedida)

Hay muchas formas de hacer tartas de queso, versiones muy diferentes, pero que tienen en común el sabor y la cremosidad que caracterizan a este postre. La tarta de queso de La Viña es una de las más conocidas, una versión horneada que también se puede elaborar de una forma fácil y rápida con freidora de aire. Si no queremos hacerla en casa, también podemos acudir a alguno de nuestros obradores de confianza y pedir una tarta de queso para degustarla en casa y aprovechar su día mundial para disfrutar rodeados de nuestros seres queridos.

Te puede interesar: La receta de tarta de queso La Viña de Eva Arguiñano, un postre español que arrasa en Turquía y Japón

El obrador artesanal Pan.Delirio. quiere celebrar el Día de la Tarta de queso compartiendo la receta de su deliciosa versión de este delicioso postre. De textura cremosa, casi fluida, y sabor intenso, es una de sus creaciones pasteleras más reconocidas, casi al nivel de su premiadísimo Roscón de Reyes. Se elabora con dos tipos de queso, ambos elaborados en España: un queso Idiazábal y un queso curado ahumado que, juntos, le dan un sabor exquisito a esta tarta casera al horno.

Pan.Delirio. es un obrador que reivindica la materia prima, el producto y el buen hacer. Para hacer su pan y otros de sus productos estrella, utilizan masa madre, harinas ecológicas, molidas a la piedra, certificadas y sin aditivos. Su tarta de queso es muy reconocida, aunque más aún lo son sus torrijas, galardonadas como la mejor torrija tradicional de la Comunidad de Madrid en 2022, y su roscón de Reyes, reconocido como mejor roscón artesano en 2020.

Tarta de queso de Pan.Delirio. (Cedida)

Tarta de queso de Pan.Delirio. (Cedida)

Tiempo de elaboración: 50 minutos

Raciones: 6 personas

Ingredientes:

Para la base:

  • 300 g de mantequilla
  • 150 g de azúcar
  • 270 g de azúcar moreno
  • 180 g de huevo fresco
  • 750 g de harina de repostería (harina floja)
  • 2 g de impulsor
  • 10 g de sal

Para el relleno:

  • 800 g de nata líquida
  • 160 g de azúcar
  • 350 g de huevo
  • 400 g de queso Idiazábal
  • 280 g de queso curado ahumado
  • 2 g de sal

Elaboración:

  1. Comenzamos con la base. Mezclamos la mantequilla con los azúcares en una batidora durante 5 minutos. Añadimos los huevos y seguimos mezclando hasta la incorporación de todos los ingredientes. Por último, añadimos la harina, el impulsor y la sal y seguimos batiendo hasta la total incorporación.
  2. Ponemos la masa entre dos hojas de papel de hornear y, con ayuda de un rodillo, laminamos hasta dejar una capa de unos 3,5 mm. Metemos en el congelador para poder cortar al tamaño del aro disponible. Cortamos la masa congelada con la ayuda del aro, la ponemos sobre una hoja de papel de hornear y la embutimos en el aro, de forma que la base quede en el fondo y los laterales queden forrados de papel.
  3. Horneamos a 170 °C durante unos 8 minutos con el ventilador encendido.
  4. Para elaborar el relleno, batimos los huevos y dejamos reposar en frío hasta que desaparecen las burbujas de aire. Rallamos el queso lo más fino posible, e incorporamos con una túrmix o en vaso batidor todos los ingredientes, menos la nata, hasta conseguir una crema sin sólidos. Añadimos la nata, que mezclaremos suavemente, y el líquido resultante lo volcamos encima de la base prehorneada hasta casi el borde del aro.
  5. Calentamos el horno y horneamos la tarta a 230 °C durante los primeros 8 minutos, bajando a continuación a 180 °C por 10 minutos adicionales.
  6. Ya tendremos la tarta lista para dejar enfriar hasta que solidifique un poco el centro. Desde Pan.Delirio recomiendan dejar en la nevera toda la noche y disfrutarla al día siguiente.

Leave a Comment